martes, 18 de agosto de 2015

9ª RUTA DE LA TAPA - Burjassot (26 de Junio 2015)

Uf!
Parece que han pasado unos meses, pero no podía dejar pasar la oportunidad de daros mi opinión sobre las tapas que pudimos degustar el pasado 26 de Junio en la 9ª Ruta de la Tapa de Burjassot.
En primer lugar, os comento que ya es la 9ª edición de Ruta de la Tapa de Burjassot y que, por primera vez, nos lanzamos José y yo, bien seriamente a hacerla.
Por tan sólo 1,80€ disponíamos de Tapa y Bebida.
Además, si queríamos, podíamos rellenar una cartilla con sellos de los locales que acudíamos y entrar en el sorteo de 3 cenas valoradas en 50€ en cualquier establecimiento que haya participado en la ruta; he de anotar que la rellenamos, pero se nos pasó llevarla al día siguiente al ayuntamiento, no problem, disfrutamos mucho del recorrido.


Comenzamos siguiendo la Carretera de Lliria (dónde se situaban la gran mayoría de los bares adheridos a esta promoción).



Empezamos con BAR BURJASSOT, un bar de toda la vida que hace bien poco que tengo entendido que cambiaron de dueños y desde ahí está teniendo bastante éxito.
Pudimos degustar una tapa de patata con muchísimo queso asado en el horno. 
La verdad es que, si no eres amante del queso no podías disfrutar de esta tapa, porque cada bocado de patata llevaba abundante queso.
Con la que nos comimos casi acabamos la ruta, nos llenó bastante, pero a la vez estaba deliciosa.





Seguimos con la ruta y llegamos a BURCAFÉ una cafetería que, desde fuera, tan sólo da la sensación que es para tomar un café, una degustación y poco más.
¡Vaya sorpresa nos llevamos!
Contaban con una gran variedad de tapas dónde no sólo pudimos decantarnos por una.
En cuanto vi el jamón ibérico no pude resistirme a pedirla, era algo sencillo, pero el jamón prometía y no me defraudó, estaba delicioso y se deshacía en el paladar.
José (que va a lo grande, ande o no ande) se decantó por una tapa estilo "sandwich relleno" y sin duda así era; lo probé y más bien fue un sandwich de ensaladilla sencillo, sin más.
Como he comentado, no nos pudimos decantar por una sola, a lo que nos atrevimos a pedir una especie de "burrito" a la española, cargado de jamón, lechuga, mostaza y aguacate (si no recuerdo mal). Os aseguro que estaba muchísimo más rico que el sandwich de ensaladilla.




Seguimos caminando y llegamos al MARIANO TAPERIA&RESTAURANTE, muy famoso por su última reforma y su atención. 
La verdad es que al llegar nos dejó perplejos, de nuevo, la gran variedad de tapas con las que contaban.
No dudamos en decantarnos por la Minihamburguesa de carne, tomate, queso de cabra y pimientos.
Sin duda la pienso copiar a tamaño XL en casa,
Una combinación realmente jugosa y deliciosa.




El siguiente bar, sinceramente, a diario nunca me había llamado la atención; quizás por la gente que lo frecuentaba, pero esta vez le dimos una oportunidad aprovechando la ruta. 
EL CANTÓ DEL PEIXCADOR.
Para empezar al verlo era como un bar sencillo de barrio, quizás un poco anticuado, y sin aire acondicionado; mal asunto cuando en pleno mes de Junio abres.
Al entrar buscamos la mesa más cercana a la puerta y pedimos nuestra tapa. 
Calamares a la plancha con ajo y perejil.
Ni más ni menos, eso prometían y eso fue. 
¿Sencillo? ¿Simple? ¡ESPECTACULAR! Muchas veces digo que menos es más, pero es que en este caso se cumplió.
Sin duda vimos a Paco (el cocinero y dueño) hacer los calamares a la plancha delante nuestro y, tras probarlos, os aseguro que ya sabíamos qué tapa era nuestra ganadora, ¡hasta nos olvidamos de la calor!




Seguimos con la CAFETERÍA LC CERVECERÍA, la cual en todo el pueblo se la conoce como la vieja "Cafés Valiente". Una cafetería moderna, con unos camareros bastante cercanos y una atención muy adecuada.
Aquí pudimos degustar unos boquerones fritos a modo de espeto.
Poco elaborado, pero no nos acabó de gustar el hecho de sentir que estaban hechos de hace bastante tiempo y calentados en microondas para servir.
A favor, sin duda la presentación me gustó mucho.




Y casi para terminar fuimos a TRAPEMAR RESTAURANTE, bajo el mismo hotel Trapemar que tenemos en la Carretera de Lliria. 
Estuvimos en la terraza exterior, disfrutando de la noche junto con una tapa digna de buen valenciano.
Una brocheta de embutido con longaniza, chorizo y morcilla servidos en un plato de barro junto con habas fritas y pan.
A Jose no le gustan las habas, por lo que disfruté el doble con ellas, pero por lo demás una tapa bastante acertada y, para nada, apta para los que estáis a dieta.




Para terminar la 9ª Ruta de la Tapa, fuimos por pura curiosidad a HELADOS Y TURRONES SOLER para ver qué nos podían ofrecer como tapa.
Nos dejaron perplejos. 
Pudimos probar, por primera vez, el helado de salmón sobre una tostada con queso de untar y perejil.
¡Nos encantó!
Es una experiencia que deberíais de probar.
Al principio sorprende y gusta, pero la verdad es que cuando vas por la mitad de la bola del helado empieza a ser un poco empalagoso el sabor del salmón, que sin duda estaba muy logrado y muy sabroso.




Pero ahí no quedó la cosa, para rematar la noche e irnos cenados a casa, fuimos de nuevo a EL CANTÓ DEL PEIXCADOR y nos pedimos una señora tapa de calamares a la plancha para poder degustarlos como era debido. 
Sin duda volveremos, ya que disponen de buenas ofertas para cenar y la atención fue muy muy agradable.
Lo dicho y, aunque me repita, menos es más y en este caso la ganadora fue ella.

Espero que os haya gustado este post gastronómico que, aunque lleve algo de retraso, puedo recordar casi cada sabor de las tapas que degustamos aquella tarde.

Gracias por pasaros por aquí, ¡Sed felices! y...
¡Nos vemos en el próximo post!



2 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene todo Vero! Me ha dado hambre jajajaj. Gracias por compartir. Besicos
    Vikki

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar