sábado, 25 de abril de 2015

PARACETAMOL E IBUPROFENO, ¿AMIGOS O ENEMIGOS?

AVISO A TODO LECTOR: Esta entrada es simplemente informativa y de entretenimiento, si padece alguna enfermedad de las nombradas, tiene dudas, es alérgico a algún medicamento o está con algún tipo de tratamiento farmacológico, por favor acuda a un especialista.

Dolor de cabeza, dolor de ovarios, un golpe con la mesa del comedor, fiebre, anginas inflamadas...

 
Seguro que alguno de estos dolores los has padecido alguna vez en tu vida y directamente, sin acudir al médico has optado por tomarte un comprimido/cápsula de Paracetamol o de Ibuprofeno, pero ¿cómo sabes si lo que tomas es lo correcto, puedes tomarlos juntos?


Te voy a explicar un poquito de qué tratan ambos fármacos: 
Paracetamol: "El paracetamol (DCI) o acetaminofén (acetaminofeno) es un fármaco con propiedades analgésicas, sin propiedades antiinflamatorias clínicamente significativas."
Básicamente nos alivia el dolor, pero si la causa es una inflamación tal como un golpe o dolor de ovarios (interiormente tenemos un sangrado debido a la descamación del endometrio), simplemente va a "adormecer" la zona, pero no va a reducir esa inflamación causante del dolor. En el caso de la fiebre al ser un antipirético, la disminuye.

Ibuprofeno: "El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo (AINE)" 
Sirve para "deshinchar" la zona, tal como un dolor dental, menstruación o dolor muscular.

Muchas veces nos confundimos y para un dolor de muelas o de cabeza optamos por lo que no es, generalmente un dolor dental es causado por una inflamación de la zona o una infección (si es infección acudiremos a un especialista para que nos mande antibióticos que no tienen nada que ver con estos dos fármacos), en el caso del dolor de cabeza (leve) el ibuprofeno no nos va a ayudar, ya que es un dolor generalizado y lo mejor es el Paracetamol.

Cómo podemos encontrar ambos fármacos y nombres comerciales:
Paracetamol: Normalmente podemos encontrarlo en formato líquido, comprimidos o supositorios.
El formato líquido suele usarse mucho más en los hospitales para administrar vía intravenosaL o jarabes para los niños, los comprimidos los encontramos en farmacias donde podemos adquirirlos y siempre tenemos en casa, después encontramos el caso de los supositorios para aquellas personas que les resulta complicado la administrárselo por vía oral.
Suele encontrarse de manera genérica actualmente, pero también disponemos de diferentes marcas comerciales tales como: Gelocatil, Dolotil, Apiretal, Termalgin, Panadol...
Ibuprofeno: Lo tenemos en jarabe, sobres, comprimidos y supositorios. Con los mismos motivos que el Paracetamol.
También lo encontramos de manera genérica y con diferentes nombres comerciales tales como: Espidifen, Dalsy, Dolorac...

Os voy a contar un poco su compatibilidad: 
Ambos dos sirven para combatir el dolor, pero no de la misma manera.
Ya que ambos presentan propiedades similares, sí podemos combinar ambos fármacos siempre que el dolor sea leve o moderado, o sea para reducir la fiebre y en periodos cortos de tiempo. 
Normalmente se aconseja combinarlo cada 4 horas ibuprofeno y cada 4 paracetamol, así estaremos tomando ambos medicamentos cada 8 horas. 
Pero, como he dicho al principio, para un uso adecuado lo mejor es consultar con un profesional médico.


Ahora hablemos de las contraindicaciones y sus riesgos: 
Además de todos los problemas que puede conllevar una sobredosis de cualquier medicamento, puedo contaros un poco a qué órganos nos afecta si tomamos a largo plazo alguno de estos medicamentos: 
A pesar de que el Paracetamol no se asocie con problemas de adicciones, hay que tener en cuenta que un consumo excesivo (y sobretodo sin control médico) puede dañar el hígado severamente.
En el caso del Ibuprofeno puede llegar a desarrollar toxicidad renal.


Automedicación: 
Debido a que ambos fármacos se pueden adquirir en farmacias sin necesidad de receta médica, esto ha contribuido a un aumento de la automedicación en la sociedad. 
Como he dicho antes, si sabemos que es un dolor leve a corto plazo, siempre podemos tomarnos alguno de estos dos medicamentos sin necesidad de acudir al médico, caso contrario si vemos que el dolor perdura a lo largo de los días o es más grave, lo cual iremos a nuestro profesional médico de confianza. 
Ultimamente he escuchado las palabras "Tómate esto que a mi me va bien", ¡NO! Siempre recuerdo que cada persona es un mundo y que hay a quién ciertos medicamentos le pueden ir mejor que otros, así que si no hemos tomado algo de lo que nos ofrecen (aunque sea tu madre) nunca, intenta acudir a un profesional médico o farmacológico.

Resumiendo amigos y amigas, siempre leed los prospectos de los medicamentos, no tengáis vergüenza de preguntar a vuestro farmacéutico de qué es lo que os ha mandado el médico (ya que ellos nos pueden dar más consejos) y siempre que tengáis dudas acudid a vuestro médico de cabecera o especialista ellos se han formado para poder aliviar nuestros dolores, enfermedades, etc... 
¡Cada cuerpo, organismo, persona es un mundo! NO TE AUTOMEDIQUES.

Espero que os haya gustado y, si no es así, decídmelo para mejorar. 

¡Sed felices!

No hay comentarios:

Publicar un comentario